En Sodimac, queriendo comprar unas “GRANPAS”

Junto a mi suegra, fuimos mi esposo y yo al Sodimac a comprar un par de cosas que necesitábamos para arreglar un gallinero post terremoto. Al llegar al Sodimac mi suegra nos indica que es mejor separarnos para ganar tiempo. Ella entonces le menciona a mi esposo los materiales que debemos comprar por nuestra cuenta. Recorriamos los pasillos del Sodimac en busca de aquellos materiales. Cuando terminamos de encontar la penúltima cosa, le pregunto a mi esposo: “¿Qué nos queda por comprar?”. Y yo escucho “GRANPA”. Sin hacer reflexión ortográfica de lo que había escuchado, me acerco a un vendedor y le digo: “¿Dónde puedo encontrar Granpas?”, el hombre me queda mirando, reflexiona un par de segundos y me responde: “Pasillo 42″. Nos dirijimos entonces al pasillo 42, buscamos, buscamos y buscamos… y Nada!! Volví a acercarme a otro vendedor y le pregunté lo mismo. El me coloca cara de no conocer el producto y me dice: “¿Granpa?”, a lo cual le respondo con ultra seguridad “Sí!”. El nuevamente me coloca esa cara de no saber que diablos hablo y me dice: “Pasillo 41″. Volvemos a ir al lugar indicado, que por lo demás no era cerca, y … Nada nuevamente! Un vendedor que iba pasando por ahí nos pregunta que necesitamos. El camina hacia el pasillo 42 y nos indica con el dedo el lugar donde se encuentran las “GRAPAS!!”

Plop! Qué verguenza más grande! En ese instante me doy vuelta y le digo a mi esposo: “Cuchi, tu me dijiste Granpa!”. Y él me contesta: “No!, yo dije lo que mi mamá me dijo “GraMpas”. Jajajajajaj Más plop aún! Le comenté que yo había escuchado Granpa, sin hacer análisis hasta entonces del trájico error ortográfico. Finalmente nos dimos cuenta que ninguno de los dossabía realmente como se llamaba el material.

Y ahora viene lo mejor: nos juntamos con mi suegra y yo le cuento que he pasado la verguenza más grande del mundo y le señalo que le preguntaba a los vendedores por “Granpas” haciendo mención del fatal error ortográfico; ella en ese momento me interrumpe y me dice en tono orgulloso como queriendo dejar en claro que ella sabía perfectamente como se llamaba el material, y dice: “Pero si yo le dije a mi hijo que se llamaba “GRAMPA”. Plop!! Jajajjaj… Yo pego el grito y digo: “No! se llaman “GRAPAS!!”. En ese momento explotamos de la risa y la suegra hace la última acotación freak: ” Es que Ruperto, que vive en el campo, me dijo que se llamaban así”.

Moraleja: No confíe en los conceptos que le dice un trabajador del campo. :D

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s